Petroleros suicidas y la historia que estamos esperando

Por Alonso Moleiro