De Interés

 

"Los pueblos tienen los gobiernos que quieren tener"
Presente en el país para ver el montaje de su obra Al pie del Támesis, Mario Vargas Llosa ofreció su visión no sólo de la literatura, sino de la política latinoamericana

Por Nerea Dolara

Pocas veces tienen los actores y el director de un montaje la oportunidad, el atemorizante reto, de presentar la pieza frente a su autor. Ése fue el caso de Héctor Manrique, Carlota Sosa e Iván Tamayo, quienes ayer en la noche subieron al escenario bajo la mirada de uno de los mayores intelectuales vivos de Latinoamérica: el peruano Mario Vargas Llosa, que vino por unos días a Caracas para asistir a la función de su obra Al pie del Támesis.

 "Estoy muy agradecido con todos los que han hecho posible este montaje. Me da alegría que se presente aquí porque esta obra tiene una inspiración venezolana. Y aunque la historia de estos dos amigos me rondó por mucho tiempo, un día me ocurrió un episodio de esos que ponen a funcionar la imaginación. Sucedió en Londres, luego de una anécdota de Guillermo Cabrera Infante sobre un joven poeta venezolano que había conocido en mis visitas al país entre las décadas de los años sesenta y setenta. Cuando Esdras Parra fue a Londres lo invité a mi casa y me llevé la sorpresa de que ahora era una señora. Fue una reunión extraña en la que constantemente metía la pata. Pero se convirtió en el eslabón que estaba buscando", señaló el escritor, que adelantó que trabaja en una novela histórica y que recibirá un doctorado Honoris Causa de la Universidad Simón Bolívar el 8 de diciembre.

Dos temas surcaron la conversación con el autor: su obra y sus métodos y la política. Al poco de comenzar la rueda de prensa comenzaron las preguntas sobre la actualidad latinoamericana y sobre la nube negra que predijo, en 1999, que se quedaría sobre Venezuela por un tiempo. "Ya entramos en la candela. Me lo esperaba.

No sé responder hasta cuándo estará esa nube negra, de la que hablé en mi artículo, sobre este país. Ésa es una respuesta que deberían dar los venezolanos. Éste, al igual que el de Bolivia, es un caso muy interesante porque ambos gobernantes fueron elegidos por el pueblo, que, a veces, se equivoca. Y paga muy caro sus errores. Es importante tener conciencia de que, salvo casos excepcionales, los pueblos tienen los gobiernos que quieren tener. Me espanta que en Latinoamérica haya todavía sectores que creen que el populismo es la salida. Desgraciadamente, la democracia cobra atractivo y revela sus bondades sólo cuando se pierde".
 

 Sobre el auge de los gobiernos de izquierda en el continente señaló: "Es un fenómeno que en la región haya una izquierda que cree en la democracia.
 
 Es bienvenida. No pone en peligro la democracia, la refuerza.
 
 El caso de Venezuela es distinto porque su gobierno no cree en la democracia, cree en una que no existe, autoritaria y centralista. Es insensato. Todos los experimentos de políticas económicas intervensionistas y estatizadoras han fracasado.
 
 Un mínimo de lucidez permite darse de cuenta de que esas políticas sólo conducen al fracaso, a la pobreza".
 
 En las tablas. Ya lejos de la política, Vargas Llosa confesó que su primer amor fue el teatro y que, probablemente, si en la Lima de su juventud hubiera habido un movimiento teatral interesante no se habría convertido en novelista.
 
 El autor no sabe explicar por qué selecciona algunas historias para el escenario o para la página escrita. "No tengo respuesta. Sólo sé que siento muy claramente cuándo una historia debe ser teatro y cuándo debe ser novela. Y aunque invente algunas explicaciones, lo cierto es que no me convencen. Lo que sí creo que prueba esto es que los géneros no son tan artificiales como se creyó en los años setenta. Responden a algo profundo, a una cierta visión de los relatos, a su esencia, que los hace vivir a través de encarnaciones distintas".
 
 El escritor, que sigue haciendo sus borradores a mano y que hace poco incursionó como actor en las tablas, no cree que las nuevas tecnologías amenacen la existencia del libro. "No va a cambiar la ficción. Nos hemos mantenido inventando historias con el paso del tiempo. No hay diferencia en que sean escritas en un papel o en una pantalla. Eso no modifica la esencia de la literatura. Pienso que el libro va a sobrevivir y pienso que quienes opinan lo contrario están sumidos en un pesimismo que no se corresponde con la realidad".
 
 Tras una hora y algunos minutos de conversación terminó el encuentro. Frente al destino ineludible de la presentación quedaron los actores, el director y el autor. Sosa afirmó: "Lo que va a pasar esta noche será el momento más importante de mi carrera". Y así los dos personajes salieron a escena a enfrentarse con su creador.

El Nacional, 17 de agosto de 2008

Share Compartir / Guardar

| Inicio | Nosotros | Críticas | De Interés | Repertorio| Premios | Videos | Enlaces | Contacto | Nota legal |

Todos los derechos reservados-2007. Grupo Actoral 80. Rif: J-00209816-3

Teatro Espacio 80. Sótano 1. Edif. San Martín. Parque Central. Caracas, Venezuela.