De Interés

 

Ironía, frustración e inconformidad invadirán las tablas del Trasnocho Cultural

Una boda no es siempre felicidad

El matrimonio de Bette y Boo reflejará la influencia social en la que están inmersas las familias de ambos
Con la dirección de Héctor Manrique, la pieza de Christopher Durang será recreada nuevamente en Venezuela

 

Por Oriana Ramírez Figallo

A partir de este viernes, El matrimonio de Bette yBoo se remonta al presente para revivir una obra de maravilloso entusiasmo que cautivará con su ironía al público del Trasnocho Cultural. La comedia del dramaturgo Christopher Durang se pondrá, por segunda vez, a disposición del Grupo Actoral 80 bajo la dirección y actuación del reconocidísimo Héctor Manrique.

El influyente rol de la sociedad logrará manipular a los personajes que expondrán diversos y complejos conflictos. El gran elenco dispondrá de una hora y media para representar, a través del espíritu comediante, el serio argumento que critica la frustración contemporánea.

La pieza contará con la actuación de Martha Estrada, Iris Dubs, Omaira Abidané, Samantha Castillo, Melissa Wolf, Jorge Canelón, Juan Vicente Pérez, Jesús Cova, WadihHadaya y su director.

CONTEMPORANEIDAD TEMÁTICA Con gran fuerza e intensidad, el elenco ahonda en temas contemporáneos. El montaje que se estrenó en 1985 en el New York Shakespeare Festival, en Estados Unidos, expone asuntos no muy alejados de los que en la actualidad aún se viven.

Tras un matrimonio fugaz, se presenta la anhelada necesidad de procrear.

Bette y Boo emprenden un reto paternal que los sumerge en uno de sus tormentos más profundos. Alcohol, culpa, inconformidad y divorcio conducirán al espectador a una realidad a la que pueda sentirse cercano.

VESTIDOS DE SOCIEDAD La situación deriva en la boda de dos familias disfuncionales que disfrazan sus inconformidades con el traje de protocolo social. Mientras las más vanas, pero significativas apariencias, invaden sus personalidades dispuestas a explotar en distintos momentos clímax de la función.

Complacer a quienes rodean su entorno y encontrarse como individuos cubrirá el meollo en el que se encuentran inmersos desde antes de unirse.

Los estándares sociales, lo correcto y lo incorrecto se perciben en el sesgo establecido bajo la mirada de la Iglesia católica, institución que también expresa incongruencias e inconformidad humana a lo largo del material teatral.

Un hijo perturbado asumirá conciencia entre tanto descontrol. Y bajo un nombre que no es el suyo, intentará vivir huyendo de la complacencia familiar de la que se siente esclavo.

El matrimonio de Bettey Boo danzará al ritmo de la infelicidad de un grupo de seres ahogados en la inconformidad.
 

Tal Cual, 8 de noviembre de 2012

 

Share Compartir / Guardar

| Inicio | Nosotros | Críticas | De Interés | Repertorio| Premios | Videos | Enlaces | Contacto | Nota legal |

Todos los derechos reservados-2007. Grupo Actoral 80. Rif: J-00209816-3

Teatro Espacio 80. Sótano 1. Edif. San Martín. Parque Central. Caracas, Venezuela.