De Interés

 

"Terror": teatro para ensayar la justicia

por

Indira Rojas.

Francisca está en la silla de los testigos. Debe recordarlo todo: Desde el momento en el que su esposo envió el mensaje de texto para informarle que abordaba su avión, hasta el día en el que, entre los escombros del accidente, sólo lograron dar con un zapato del inocente hombre de familia.

Su cónyugue es uno de los 164 pasajeros que fallecieron luego de que el mayor Lars Koch derribara un avión comercial secuestrado por un terrorista, ignorando la orden de sus superiores, con el objetivo de salvar otras 70.000 vidas. Koch enfrenta ahora una demanda en la que se cruzan consideraciones morales. ¿Puede medirse el peso de una vida por encima de otra? El escritor y jurista alemán Ferdinand von Schirach se apropia del teatro como asamblea y lanza la pregunta a la audiencia, no como una inquietud para llevar a casa sino como una reflexión directa, y le da al público el poder de aplicar justicia en su pieza “Terror”, que el Grupo Actoral 80 presentará a partir de este viernes 8 de julio en el Teatro Trasnocho.

“Esta es una obra compleja porque plantea una suerte de temas vinculados al concepto de justicia y qué se cree como correcto”, dice Sócrates Serrano, quien interpretará al abogado defensor de Koch, Biegler.

Bajo la dirección de Héctor Manrique (quien también actúa en la pieza), Serrano, la primera actriz María Cristina Lozada, Martha Estrada, Daniel Rodríguez y Juan Vicente Pérez recrean un litigio en el que el mayor Koch asume dos caras –el asesino de un centenar personas y el salvador de otras mil– y en el que hay cabida para dos desenlaces.

Antes de comenzar la función, los espectadores recibirán dos papeletas. En una leerán la palabra “Absuelto”, en otra “Condenado”. Y así se convertirán en jurado de la querella contra el militar y abandonarán la cómoda postura de observador silente de lo que ocurre en escena. El veredicto (y por lo tanto, el final de la historia) será el resultado de una votación en vivo entre los asistentes.

“Reciben las papeletas y yo les explico entonces cuál es su responsabilidad”, dice Manrique, quien será el juez. “Me parece sanador que el espectador tenga la responsabilidad de expresarse y comprometerse y así resolver la sentencia en este juicio, me parece inteligente por parte de este autor (Von Schirach) proponer que el público vote. Esta es una obra que nos habla de carencias nuestras muy grandes, es una experiencia reveladora. Pienso que la justicia está para sanar la sociedad, y Venezuela está enferma porque no hay justicia”.

Serrano también opina que “es importante que las personas tengan un espacio de libertad y de sensación de transparencia”, e incluso propuso al director escoger entre el público a dos personas que sirvieran de testigos durante el cómputo de los votos.

Su personaje, Biegler, es tan dual como el mismo Koch: puede ser odiado como comprendido. “En los ensayos, cuando ha asistido público –alumnos de los talleres del GA80, amigos y colegas de la compañía–, veo cómo las personas se conectan emocionalmente y se dejan seducir por el testimonio de Francisca o por mis argumentos”, dice el actor. Como psicólogo (disciplina en la que también se desenvuelve) percibe en el montaje “mucho de psicodrama, porque además el público tiene una participación actoral. Yo tengo que decir mi texto mirando a los espectadores y veo cómo las personas me miran con rabia, o le comentan al que tienen al lado ‘tiene razón’, o asienten con la cabeza”.

Dice que se aferra al argumento de su personaje contra el terrorismo, y que espera ansioso ver cómo los espectadores se recibirán esta historia, ya que las percepciones morales también se relacionan con la cultura y el país en el que se evalúan. “En Europa, según la página http://terror.theater/en, que lleva las estadísticas de los teatros donde se ha realizado el montaje, 59% ha absuelto a Koch y 41% lo ha declarado culpable. ¡Eso es muy interesante! Hay que considerar que los actos de terrorismo abiertos, porque acá nosotros conocemos otro tipo de terror, se viven muy de cerca en los países europeos. A nosotros, al GA80, nos intriga saber cómo tomará el público esta obra”.

Sobre la página web, ya Venezuela aparece en el mapa de estadísticas. Es el único país latino en el que se presentará “Terror” este año, y, afirma Serrano, está todo preparado para que las estadísticas de las votaciones se anexen en la plataforma. La historia también la están contando en las tablas de Alemania, Austria, Slovenia, Hungría, Suiza e Israel.

Para Martha Estrada, quien interpreta a Francisca, la querellante, ha sido difícil separar sus propios juicios para dar vida a la rabia de una mujer viuda, que debe asumir sola la crianza de su hija. “Todos los argumentos de todos los personajes son contundentes y tienen mucha fuerza. Cada uno tiene su lógica y su verdad”.

El montaje procura representar un tribunal, “la escenografía es un espacio gris, y es que esta pieza lo que deja claro es que nada es blanco ni totalmente negro”, expone Manrique, quien recibió el texto a principios de año como una propuesta del Goethe Institut, organización que apoya al GA80 en la producción de “Terror”. El título es un guiño a los actos terroristas, pero el director traslada el sentido de la obra a la sociedad venezolana. “Hablando del terror también tomamos en cuenta a aquel te paraliza, el miedo. En el país vivimos una situación de miedo constante que hace, por ejemplo, que las calles estén ya completamente vacías a las 7:00 de la noche, y una de las razones por las que este terror existe es por la falta de justicia”.

Indira Rojas. El Universal. 7 de julio. 2.016

Share Compartir / Guardar

| Inicio | Nosotros | Críticas | De Interés | Repertorio| Premios | Videos | Enlaces | Contacto | Nota legal |

Todos los derechos reservados-2007. Grupo Actoral 80. Rif: J-00209816-3

Teatro Espacio 80. Sótano 1. Edif. San Martín. Parque Central. Caracas, Venezuela.